Adrián Suar en una entrevista íntima: su desafiante debut como director, el talento de su hija Margarita y las estrellas con las que quiere trabajar

Argentina

Y recibí las últimas noticias del espectáculo en tu mail.

-Me gustaría que la gente la pase bien, que vaya a cine y disfrute del hecho social de verla. Ya estaré en los cines a ver si se ríen, si se emocionan, el murmullo. Me encanta, es fascinante hacer eso. Algo en vivo, un evento social en vivo con las diferentes particularidades de cada individuo. Si se ríen o no. Me quedo ahí en el costado. Me voy a tres o cuatro cines y es muy estimulante espiar qué les pasa. 
-Para cerrar, ¿qué expectivas tenés para la gente que vea 30 noches con mi ex?
Más sobre este tema

Adrián Suar y Diego Peretti festejaron más de 100.000 espectadores de Inmaduros en 100 funciones

-Todavía no tengo fecha. Puede ser este año o el año que viene, vamos a ver. La primera temporada fue de 1939 a 1945 y ahora entramos en 1983 a 1984.
-¿Ya hay fecha de estreno para la segunda temporada de ATAV, Argentina, tierra de amor y venganza?
-Me mata. Lo adoro a Cristian. Yo ya lo conocía, pero está muy bien.
-¿Y Cristian Castro qué te parece?

-Lo veo bien. El formato es lindo, a la gente le gusta mucho. Es diferente a lo que venía haciendo y la verdad es que estamos muy contentos. Me gusta mucho, me divierte. Lo veo todas las noches.
-Debutó Marcelo Tinelli con Canta Conmigo Ahora. ¿Cómo lo ves?

-Poco. He hecho algunas cosas, pero puede ser. Por ahora es chiquita, que se forme. Margarita toma con mucha seriedad el hecho de cantar y bailar, pero también como algo lúdico y es la parte más linda.
-Vos has hecho producciones que tienen música, donde se canta y se baila.
-Sí, si lo desea ella y puede hacerlo, ¿por qué no? Pero hasta ahora no. Quiere bailar, no quiere actuar. Quiere cantar y bailar.
-Ponele que hacés una ficción infantil. ¿Aceptarías que esté en uno de tus proyectos?

-Bien Siciliani.
-Bien cargada la agenda.
-Está muy bien, creciendo bien para la mirada de Gri y mía que somos sus padres. Toma muchas clases de danza, de hip-hop, de todo tipo de baile. Hace clásico, danza contemporánea. De los siete días de la semana, cinco toma clases. Una genia.
-¿Cómo está Margarita, que ya es una niña grande de 10 años?

-Seee. Se banca.
-Puede ser menos.
-No, pero podría haber sido. No tengo rollo con eso. Me podría haber pasado. No pasó, pero de mi parte no creo que hubiera tenido problema. ¿Decís 30 noches…?
-¿Algunas vacaciones?

-No. Después de que es mi ex, no. No me tocó.
-¿Te tocó convivir con una ex, como le toca a tu personaje en la película?

-Cero prejuicios. Si hay algo que no tengo… Es una palabra que no va con mi ideología. Conmigo puedo tener prejuicio, pero con el resto no. No creo que sea menos serio el que trabaja en redes que el que está en las redes, sobre todo en un trabajo actoral. Cualquiera puede sorprender. Hay tantos factores que hacen a una actuación, como lo que trae él, lo que hace que uno entre ahí. Hay una infinidad de posibilidades.
-Hay artistas muy exitosos en las redes y también influencers surgidos de Instagram o TikTok. ¿Los tenés más en cuenta que a otros que son más de teatro? ¿Tenés prejuicios?
Más sobre este tema

Mirtha Legrand y Adrián Suar anunciaron cuándo será el regreso de la diva a la televisión

-Actores que conozco como Rodrigo de la Serna, Joaquín Furriel. Con Diego Peretti estoy trabajando. Me ha pasado con las actrices como con Carla (Carla Peterson), con Pilar, que tenía muchas ganas de hacer un proyecto juntos o con Griselda (Griselda Siciliani). Actrices de mi generación o más jóvenes. ¡Con Lali me gustaría hacer una comedia! Siento que podríamos tener una química muy linda. Nosotros ya trabajamos en Solamente vos, pero ahora ella está más grande y yo estoy más grande. Siento que es un animal para mi zoológico.
-¿Con quiénes más?

-Yo tengo los sueños puestos en lo que voy necesitando para la producción que requiero. Digo ‘ojalá que venga este actor o actriz’. Después, personalmente, me gustaría hacer una película con Guillermo (Guillermo Francella). No lo hice con Guille, a quien conozco, y me encantaría. Me gustaría trabajar con Ricky (Ricardo Darín), juntarme y hacer algo porque lo quiero, nos conocemos y creo que podría tener muy buena química con Ricardo o haciendo una película con Guille.
-Trabajaste con tantos actores y actrices talentosos. ¿Con quién soñás tener en tus producciones? ¿Quién es para vos una materia pendiente?  

-En los últimos años yo creo que se han hecho muchas campañas sobre la no estigmatización, a los problemas de salud mental y la pandemia iluminó mucho los casos. Hubo un rebrote y los medios se han hecho eco de lo que sucede. Por los menos los dos últimos años lo veo muy vigente.
-¿Creés que se habla lo suficiente de estos temas de salud mental en los medios, que se le da importancia a nivel de salud pública?

– Es una lucha diaria del que la padece y del que está al lado también acompañando. Por eso ni hay que tener miedo y entender que con la ayuda, la contención y la medicación adecuada para cada caso, obviamente, se puede llevar una vida normal.
-Se muestra también como no solo sufre la persona en cuestión, sino todo su entorno, su familia.
-He tenido algún familiar cercano o un amigo con algún problema en un momento de la vida. Sí, obvio. Siempre ronda. O algún familiar de un amigo mío, como una madre, padre o una hermana, me ha pasado.
-¿Te tocó en lo personal lidiar con personas cercanas con ciertas patologías?

-Esto lo encuentra la película y puede convivir con mucha libertad artística. No está encorsetado por tocar un tema en una comedia y decir ‘che, ¿qué van a decir?’ o que la comedia opaque un tema tan fuerte como es la salud mental. Conviven las dos cosas, lo emocional, la no estigmatización sobre alguna patología y la posibilidad que tiene de poder hacer una vida normal. Obviamente con la ayuda de la familia, medicado y con la compañía de un terapeuta. Hay casos que son de extrema gravedad, pero no es el caso del personaje que interpreta Pilar Gamboa.
-¿Y cómo lo abordaste en esta película?

-Imaginate que vengo haciendo ese ejercicio desde hace más de 15 años con Vulnerables, Locas de amor, Tiempos compulsivos, Tratame bien tenía algo también, y siempre hubo personajes que tenían problemas de salud mental. Siempre fui asesorándome, tratando con psiquiatras, con la ayuda, la mirada y la interconsulta para iluminar ese tema, para no estigmatizar y para darle una luz de salida.
-La película reflexiona sobre la salud mental, que es un tema que siempre estuvo en algunos de tus unitarios más exitosos.
Más sobre este tema

El desopilante ida y vuelta de Wanda Nara con el personaje de Adrián Suar en Los Protectores: «No lo nombres a Mauro»

-Sí, me ha pasado. En este caso, con este elenco, no. Tanto Pichu, Campi, como Jorge Suárez, Elisa Carricajo. Con la actriz que interpreta a mi hija, Rocío Hernández, que es divina y con la psiquiatra que hace Elvira Onetto. Todo fue muy bueno y muy lindo.
-¿Te pasó que no fluya la energía trabajando incluso con un actor amigo?
-Fluyó. Ella es una gran actriz. Al toque que empecé a ensayar con Pilar me di cuenta, aunque ya sabía, que teníamos una química actoral muy fuerte y eso me da tanta alegría porque a veces cuando uno trabaja con un compañero, una actriz amiga o un compañero, uno piensa “¿tendré onda para laburar con él o con ella?”. Por suerte pasó y eso se ve en la película. Ella se adueñó de La Loba, su personaje, y fue divino.
-Una gran parte de esa sensibilidad está apoyada en Pilar Gamboa, una actriz visceral. ¿Cómo trabajaron esa química en la pantalla?

-Aunque tiene particularidades, tiene el olor de Un novio para mi mujer. Tiene el aroma de ese tipo de película como Dos más dos, Me casé con un boludo o El fútbol o yo. Esta tiene un tema socialmente más delicado, que es la salud mental y es mucho más emocional que el resto de las películas que hice. Tiene un porcentaje de emoción fuerte.
-A diferencia de tus otros filmes, en 30 noches con mi ex todo gira en torno a la reinserción de una mujer que estuvo internada en una clínica psiquiátrica.

-Este nuevo rol hace que tenga que tomar decisiones, pero no es muy ajeno a lo que yo vengo haciendo desde hace un tiempo como productor: estar detrás de cámara, tener una mirada y una ideología sobre el producto final. Esto es todo distinto. Las cámaras tienen otro trabajo entre lo técnico y lo artístico. Es una película que me es cercana, no es un género totalmente distinto al que yo venía haciendo.
-¿Cómo fue esta incursión en la dirección?
Más sobre este tema

Video: El divertido encuentro de Lionel Messi con Adrián Suar en Los Protectores

-Viene bien y con muchos nervios como en todo estreno, con el debut como director y actuando en la película, pero muy feliz. Contento por lo que hicimos todos. Fue un proceso muy lindo, desde la preproducción, el rodaje, la edición, esto. No tengo más que agradecer y esperar que la gente la vea y se pueda emocionar, reír, tomar latiguillos que tiene la película y hacerlos propios. Estoy muy feliz con la película, con el trabajo de Pilar Gamboa y de todo el elenco.
-¿Cómo viene este estreno de 30 noches con mi ex como protagonista, junto a Pilar Gamboa, y donde debutás como director?
Además, Adrián habla de cómo lo inspiraron casos cercanos en su interés en la salud mental, de su rol como papá de Margarita, su hija fruto de su relación con Griselda Siciliani, si alguna vez le tocó convivir con una ex como su personaje y ¿se viene una película con Lali Espósito?

En el filme, que llegará a las salas de cine el 11 de agosto, El Turbo (Suar) acepta recibir a su exmujer, La Loba (Gamboa) en su casa por pedido de su hija en común. Su ex estuvo dos años recuperándose en una clínica psiquiátrica y busca volver a la sociedad, lo que generará más de un roce, habrá espacio para el amor y por supuesto, risas. Porque también hay espacio para el humor, tal vez lo único que nos aleja de la oscuridad total, en medio del drama.  
El productor, en una charla exclusiva con Ciudad Magazine, cuenta cómo fue armar esta historia en su flamante rol, pero también como fue hacer dupla con Pilar, una actriz que sabe brillar proyecto a proyecto, sea con su grupo de teatro Piel de Lava o en los papeles que encarnó en las producciones de eltrece.
“Es difícil acompañar a alguien como vos” y “¡Es mucho más difícil ser yo!”, se gritan Adrián Suar en la piel de El Turbo y Pilar Gamboa, convertida en La Loba en 30 noches con mi ex, la película que marca el debut del actor en la silla de director, que esta vez elige una comedia que remite a sus éxitos en el cine con un tono más íntimo. Acá, busca una reflexión sobre cómo viven quienes lidian con enfermedades mentales y sus entornos.  
El actor debuta como director de cine con 30 noches con mi ex y en una charla con Ciudad habló de todo.