Aitor Senar, el marido de Emma García que lo dejó todo por ella: sus 33 años de amor «con paradas»

Internacional

«Muchas, muchas ganas de veros este fin de semana. ¡Feliz de volver a sentiros! Súper ilusionada con el nuevo programa». Con estas exultantes palabras ha reaparecido Emma García (49 años) en sus redes sociales para confirmar que regresa al trabajo en su puesto de presentadora en Telecinco. La guipuzcoana arranca este sábado, 1 de octubre, Fiesta, un espacio vespertino que estará centrado en la crónica rosa. Este proyecto llega después de más de dos meses alejada de los medios de comunicación, disfrutando de sus vacaciones y de tiempo en familia, que son los que más sufren los cambios constantes en la carrera de la periodista.
Gracias a que Emma goza de una vida personal estable y de comprensión mutua con todos los miembros que conforman su familia más cercana, puede permitirse alteraciones repentinas en su calendario laboral. Tal y como ocurrió este verano con la cancelación de Viva la vida. Su marido, es, de hecho, su mayor pilar en los momentos de incertidumbre, porque él ha sido durante décadas el testigo principal de las etapas más intensas de su vida y el que hace frente con ella a lo que les depare el futuro.
Aitor Senar lleva en la vida de Emma García desde hace 33 años. Se conocieron cuando eran adolescentes, y aunque se atrajeron mutuamente ya entonces no decidieron comenzar una historia de amor hasta tiempo después. 
[Las polémicas vacaciones de Emma García: su extraña estrategia para que no descubran dónde veranea]

Emma García junto a su marido, Aitor, y su hija, Uxue.

Gtres

Según desveló la propia presentadora, su relación sentimental con Aitor sufrió «varias paradas», rumbos distintos que tomaron durante una época, hasta que se reencontraron y decidieron asentar su historia. 
La que dio el paso definitivo para sellar su amor fue la comunicadora, que fue quien le pidió matrimonio a él. Ya recién casados, en el año 2000, Mediaset España se puso en contacto con Emma para que formara parte de la plantilla de presentadores estrella de su cadena matriz. Fue un momento en el que tuvieron que tomar una decisión vital, y García confesó que Aitor se mudó por ella y por su felicidad. Por lo que pusieron rumbo a Madrid.
Senar es ingeniero de profesión, y decidió apostar por el futuro de su mujer y por la familia que iban a crear. Todo salió bien, y tras un lustro en la capital, y en pleno éxito profesional de Emma gracias a A tu lado, se convirtieron en padres. 
[Descubrimos el exclusivo refugio de Emma García en Ibiza: un espacio de paz por mil euros la noche]
La pequeña Uxue, que ya tiene ya 16 años -edad en la que se conocieron sus padres-, nació en San Sebastián, y en ese momento a Emma le fue imposible coger la baja maternal, por lo que Aitor no lo dudó. «Lo dejó todo y se quedó las 24 horas cuidando de nuestra hija», confesó la presentadora sobre su marido.
Aunque el rostro de Telecinco es muy cuidadosa con todos los datos que da sobre su vida privada y prefiere mantenerla alejada de los medios, la realidad es que sí ha contado pinceladas de su matrimonio en sus programas en directo. «Cuando llego a mi casa y Aitor me abraza, me siento la persona más protegida y más especial del mundo» o «Adoro las conversaciones que arreglan el mundo o ‘nuestro mundo'», son algunas de las románticas frases que ha comentado la de Ordizia en público. Emma siempre ha presumido de su relación, de la pasión que aún existe entre ellos y de cómo son un equipo tanto en las labores del hogar como en la educación de su hija.

En julio de 2006 nació su hija Uxue.

Gtres

Las veces que García ha compartido imágenes de su esposo en Instagram han sido sin mostrar su rostro, al igual que con su heredera. A ellos se refiere como sus «guerreros». También definía así a su padre, quien murió el pasado 25 de febrero, una ausencia que afectó severamente a la vida de la presentadora: «No hay palabras para expresar el vacío que dejas, aita. Tu despedida ha sido difícil, pero el cariño que hemos recibido nos ha reconfortado. Es lo que tiene ser una persona tan bondadosa… diste tanto que tu marcha deja una huella inmensa de amor. No dejes de mirarnos y sonreírnos desde arriba. Tu fortaleza y sensibilidad nos acompañará siempre, guerrero».
Con la falta de su figura paternal, la presencia de Aitor se ha vuelto imprescindible en el día a día de Emma. Tras 22 años como marido y mujer su relación parece afianzarse cada vez más, haciendo frente juntos a los inesperados cambios en el puesto de trabajo de ella y dándole a su hija adolescente las mejores herramientas para crecer.