Antonio Martinez, un chico valenciano de 33 años, siempre supo que tenía una gran alma emprendedora, aunque al principio no era consciente de ello. De pequeño, Antonio no tuvo una infancia difícil, pero sufría por el divorcio de sus padres y no encontraba una motivación clara en su vida.

A pesar de ser un desastre en los estudios, Antonio destacaba en el golf y obtuvo múltiples ventajas académicas por ser considerado un «deportista de élite». Sin embargo, cuando tenía 25 años, fue enviado a estudiar y trabajar en el extranjero, donde se dio cuenta de que ese no era su mundo.

Todo cambió cuando un amigo le presentó la industria de la venta directa y el Network Marketing. Aunque al principio no entendía mucho de qué se trataba, Antonio se dio cuenta de que tenía una oportunidad para ayudar a su padre, una de las personas más importantes de su vida, y comenzó a ser un emprendedor en este sector.

A pesar de tener varios años de formación y experiencia en la industria, no tuvo los resultados que esperaba. Sin embargo, aprendió importantes lecciones y forjó los valores que hoy definen su carácter, como la puntualidad, la personalidad, la vestimenta formal y la importancia de construir equipos de venta directa.

Finalmente, su camino lo llevó a InCruises, donde conoció a una de las personas más importantes de su vida, Jorge Torres. Aunque eran muy diferentes, Antonio y Jorge se complementaban perfectamente. Juntos, probaron el primer crucero de la compañía InCruises y conocieron a los dueños y al proyecto. Este encuentro cambió la vida de Antonio para siempre.

Más adelante, ambos llegaron a Barcelona para abordar su primer crucero con InCruises. Allí tuvieron la oportunidad de conocer a los fundadores de la empresa y se dieron cuenta de que estaban ante algo diferente y novedoso. Viajar en crucero es algo que todos aman y disfrutan, y ellos tenían la posibilidad de ayudar a que más personas pudieran hacerlo de manera más económica o incluso ganando dinero mientras viajaban.

Fue en el año siguiente, cuando Antonio asistió a su primer evento de Network Marketing Pro en Las Vegas, que se dio cuenta del potencial de la industria y decidió enfocarse aún más en su negocio con InCruises. En poco tiempo, logró llevar su negocio a las 6 cifras en ingresos, lo que fue una locura, pero el momentum de su equipo no tenía fin.

En 2018, Antonio y su equipo viajaron por muchos países, incluso desarrollando equipo en Asia, lo que les permitió alcanzar las 7 cifras en ingresos en 2019. Fue entonces cuando Antonio fue invitado a ser ponente oficial del mayor evento de la industria en Las Vegas, donde contó su historia delante de 7,000 personas en el MGM.

Hoy en día, Antonio y su equipo siguen viajando por todo el mundo y ayudando a muchas personas a mejorar su calidad de vida gracias a la posibilidad de recomendar un producto que todo el mundo quiere. La historia de Antonio es un ejemplo de cómo comprometerse con un emprendimiento, sobre todo aquel que puede ayudar a más gente, puede llevar a una persona a alcanzar grandes metas y lograr cosas increíbles en la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *