Así son los dos hogares que compartieron Risto Mejide y Laura Escanes en Madrid y Barcelona

Internacional

Siete años ha durado la historia de amor entre Risto Mejide (47 años) y Laura Escanes (26), que el pasado domingo 25 de septiembre emitieron un comunicado anunciando su separación. Ponían así punto final a una relación muy mediática en la que siempre defendieron su amor por encima de todo, capeando especialmente las muchas críticas que recibieron por su diferencia de edad, de 22 años. 
Pese a que en el sentido romántico parece que todo ha terminado, todavía les une el proyecto de vida que crearon juntos al formar una familia con la llegada de su única hija en común, Roma (2). Junto a la niña han vivido multitud de experiencias, especialmente en la intimidad de su hogar. Primero, en Barcelona, donde vivieron hasta hace algo más de un año. El pasado invierno decidieron hacer las maletas y mudarse a Madrid por motivos laborales y es que tras una época a caballo entre las dos ciudades no querían pasar tanto tiempo separados.
[Risto Mejide comienza ‘Todo es mentira’ enviándole un mensaje a Tamara Falcó: «Me identifico contigo»]
Madrid les recibió con los brazos abiertos y se instalaron en una casa de tres plantas ubicada en el barrio de Alfonso XIII, en el centro de Madrid. Según publicaba, tenía 200 metros cuadrados más jardín y pagaban por él unos 4.000 euros al mes. En estos meses han ido mostrando la vivienda a través de sus redes sociales, que destaca por su decoración en tonos neutros y un aspecto muy acogedor.

Salón de la vivienda que compartían Risto Mejide y Laura Escanes en Madrid.

Redes sociales

El centro de todo era el salón, un gran espacio en el que la comodidad estaba por encima de todo. Según confesó, esta era su parte preferida, especialmente la zona de los sofás. «Soy muy de ponerme en el suelo a leer, escribir o encontrar momentos para mí y esa zona me permite entrar en un universo que es mío», confesaba a Westing, la firma encargada de la decoración de la casa.
De inspiración nórdica, el salón estaba diferenciado en tres zonas: comedor, sofá y piano, una de las grandes aficiones de Risto. «Lo que más me gusta es tener 3 zonas en el mismo espacio porque nos permite estar juntos, aunque estemos haciendo cosas distintas», contaba la influencer. 

Laura Escanes mostró su dormitorio en varias ocasiones.

Redes sociales

Los colores clásicos eran los protagonistas del dormitorio de la pareja, algo perfecto cuando se busca tranquilidad y sosiego para terminar el día. Consiguieron darle un punto de color con los textiles de la cama y cortinas, de color azul oscuro. Además de la cama, que tenía una estructura de madera blanca, destacaba el tocador y la gran alfombra a tono, que añade calidez.
Una publicación compartida de LAURA ESCANES (@lauraescanes)
La pequeña Roma también tenía su propio espacio. Una habitación con paredes con papel infantil y en la que pusieron mucho cariño. En las fotografías mostraron una cuna con dosel, pero también la zona de juegos en la que la pequeña podía disfrutar en casa. Un tipi, una mesa para colorear y varios juegos de madera conformaban este espacio en el que también destacaban las alfombras, perfectas para añadir confort. 
Pese a que en Madrid estaban muy bien juntos, disfrutando del día a día y la rutina, siempre que tenían un hueco se escapaban en familia hasta la comarca de La Cerdanya, en el Pirineo catalán. Allí la pareja tenía una casa de montaña ubicada en medio de la naturaleza de la que también han compartido muchos rincones.

El salón de la casa de Cataluña destacaba por sus amplios ventanales.

Redes sociales

De espacios abiertos y grandes ventanales que dejaban ver el paisaje, esta vivienda combinaba la calidez, la comodidad y la sencillez con detalles modernistas. El salón era, una vez más, el más especial y es que su gran chimenea hacía que fuera muy especial, sobre todo en los meses de invierno. 
Tampoco hay que pasar por alto la biblioteca. Un amplio espacio en el que los libros son los protagonistas y que es capaz de despertar la envidia de cualquier lector, no solo por la gran cantidad de ejemplares, también por la estancia en sí. Techos de madera, lámparas modernas y una escalera negra que combinaban lo moderno y lo rústico.
Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide)
Para terminar, la terraza, donde han pasado más horas. En sus redes sociales, especialmente las de Laura, han compartido multitud de fotografías de esta zona exterior que además de naturaleza tenía una zona para relajarse, comer y disfrutar del aire libre. 

Imágenes de la terraza de la casa que compartían Risto y Laura en La Cerdanya.

Redes sociales