Carlos Sobera, sobre el papel de su ‘hija’ Arianna en la obra de teatro que comparten:

Internacional

La gran gala de los VI Premios Nacionales Aquí Televisión convirtió al municipio de Vila-real, en Castellón, este pasado fin de semana, en la capital española del sector audiovisual. Hasta allí se desplazaron multitud de rostros conocidos, como la presentadora de Informativos de Antena 3 Sandra Golpe (48 años), Eric Masip (26), actor de Veneno y Alba o Eva Isanta (51), actriz de Aquí no hay quien viva y La que se avecina. Todos ellos, junto a Carlos Sobera (62), fueron algunos de los galardonados por su enorme labor ante dentro de la pequeña pantalla.
Una nueva edición, otro éxito -gracias al infalible savoir faire de su director, Pere Valenciano, y todo su equipo-, que consolida para siempre estos premios, los únicos que se deciden mediante votación popular. En esta ocasión se han pulverizado todos los récords respecto de anteriores ediciones, alcanzando una cifra de 243.000 votos cuando sólo hace 12 meses votaron la nada desdeñable cantidad de 92.500 personas.
La ceremonia, celebrada el viernes 21 de octubre, tuvo también una enorme carga emotiva, pues parte de ella fue dedicada a la recordada actriz Isabel Torres, laureada por su papel en Veneno y gran amiga de los Premios Aquí TV, que falleció el pasado 11 de febrero a causa de un cáncer de pulmón.
[De Irene Montero a Antonia San Juan: las redes sociales lamentan la muerte de Isabel Torres]
EL ESPAÑOL entrevistó Carlos Sobera, Premio Aquí TV a Mejor Presentador por programas como First Dates, Supervivientes y Pesadilla en el paraíso y con él conversó sobre su trabajo en televisión y en el teatro y sobre la nueva estrella de su casa: Arianna Aragón (24), la hija de su esposa, Patricia Santamarina. 

Carlos Sobera y Patricia Santamarina en la gala de Premios Aquí TV.

Elvira Folguerà
Premios Aquí TV

Ante todo, Carlos, enhorabuena. Ya no sólo por recibir un premio, sino porque es un premio que otorga el público, ¿no?
Para mí son los mejores. Siempre lo digo, son los premios más transparentes, más directos, más sentidos. Sí, muy contento.
¿Le da mucha importancia a esto de los premios o es algo que le da más igual?
Los interpreto en clave de cariño por parte del público o por parte de quien te los da, de querer estar contigo, de darte las gracias a su manera. Los veo desde ese punto de visto, nunca los veo como un premio al mejor ni cosas por el estilo.
Bueno, aunque le quiere quitar importancia, esta noche está aquí por el premio a Mejor Presentador. Por tanto, hoy es su gran noche. 
Sí, pero quiero decirte, cuando el público te da un premio de estas características es porque le gustas y porque le gusta cómo lo haces. Eso es lo que hay que valorar, el cariño que te tiene. Si no le gustaras un pimiento, no te daban nada.
En su cadena hay muchos presentadores que levantan grandes pasiones y también odios. ¿Cómo lo hace para mantener su enorme popularidad sin haters?
No tengo muchos haters, no. No sé cómo se hace. Yo me limito a hacer lo que sé: trabajar con pasión y con humildad y siendo yo mismo. ¿Habrá gente a quien no le guste y caiga mal? Sí, es normal y entendible, pero bueno, tengo la gran fortuna de que a la mayoría de la gente le caigo bien. Les parezco un tío simpático, bonachón, amable y, sobre todo, honesto y eso lo noto. Cuando estoy en la calle, lo noto.

Carlos Sobera, tras recibir su premio Aquí TV a Mejor Presentador.

Elvira Folguerà
Premios Aquí TV

¿Se ha preparado unas palabras para el discurso o va a improvisar?
Nada, no tengo ni puñetera idea de lo que voy a decir. Igual me quedo clavado y no digo nada. 
¿Cómo ha vivido usted la noticia de la salida de Paolo Vasile de su casa, de Mediaset España?
Yo supongo que algún día Paolo Vasile tendrá que marcharse. También tiene derecho a regresar a su casa. El día que eso ocurra, porque él quiera poner fin a su carrera aquí, en Madrid, yo me sentiré un poquito huérfano. Me parece que ha sido, con diferencia, el directivo más inteligente y con más talento de la televisión en los últimos 25 años. Ha hecho una labor inmensa y le echaremos mucho de menos. Ha hecho de Telecinco lo que es hoy, un gran canal, y de Mediaset en general. Allá a donde vaya, si sigue trabajando, hará un buen trabajo. Le echaré de menos.
Decía Toñi Moreno justo eso, que le echaría de menos y que él, con ustedes, mantiene un vínculo paternofilial muy fuerte. ¿Cómo es su relación con Paolo Vasile?
Yo tengo una relación muy buena con él. No nos vemos demasiado. Yo soy un tipo de presentador independiente y creo que a los directivos hay que dejarles tranquilos y no hay que darles la vara. Él concibe, y yo creo que acertadamente, además, el mundo de la tele y el mundo de Mediaset como una gran familia. Tiene un sentido de la protección, del cuidado y del respeto con la gente que trabaja con él, no sólo como presentador, sino también en otros estamentos, muy familiar. Eso me gusta. Hace que Mediaset sea especial.
¿De dónde saca usted la energía para llevar hacia adelante proyectos de televisión, teatro y otras cosas?
¡Hay que ser de Bilbao! (Risas) No, no, no… Sacrificas algo siempre. En mi caso es así.
¿Tiempo de qué?
De descansar, de viajar, de estar con la familia. Hay fines de semana que no puedes ir por ahí. En fin…

Carlos Sobera y Patricia Santamarina junto a su hija pequeña, Natalia, y la mayor, Arianna, hija de la esposa del presentador y el humorista Rody Aragón.

Gtres

[Arianna Aragón, la ‘hija’ de Carlos Sobera, debuta en el teatro: «Me aconseja que disfrute y que lo pase bien»]
Bueno, pero también está con la familia cuando está trabajando, ¿no? Arianna Aragón, hija de Patricia, su esposa, debuta como actriz en su nueva otra de teatro. 
Arianna Aragón está soberbia en el papel que hace de Porcia en la función de Miles Gloriosus, que estrenamos este próximo miércoles en Madrid, en el Reina Victoria. Está muy bien, si trabaja y es humilde llegará lejos. 
¿Cómo la ve como actriz?
La veo muy bien. Yo estaba preocupado porque, lógicamente, no quería ni que le sobrepasara el encargo ni que lo pasara mal, pero se ha adaptado perfectamente. La he visto talentosa, ha sabido escuchar muy bien las instrucciones del director, ha aprendido muchísimo durante los ensayos, no se ha puesto nerviosa cuando se ha enfrentado al público -cada día lleno, 3.100 personas en Mérida-. Y ahí estaba ella, la he visto muy bien.