Carmen Sevilla cumple 92 años: la hermética vida de su futuro heredero y el dolor de sus dos únicos nietos

Internacional

Este domingo, 16 de octubre de 2022, la mítica artista Carmen Sevilla cumple 92 años. Tal día como hoy, 16 de octubre, pero de 1930, nacía una de las artistas más importantes e inolvidables de España. Sin duda, Carmen de España, como reza una de sus emblemáticas canciones, ha hecho Historia en la memoria colectiva de los españoles, aunque desde 2015 se encuentre ingresada en la residencia Orpea de Aravaca (Madrid), aquejada de alzhéimer.
No obstante, parece que el tiempo no ha pasado, porque el cariño de su público sigue inalterable. Sevilla sigue viva, en el amplio sentido de la palabra. Su gente, su familia, sus amigos, están ahí. La arropan cuando pueden y pese a que sus recuerdos hace tiempo que vagan lejos, su mirada sigue expresando y hablando por ella. 
Hace unos días, su único hijo, Augusto José Algueró (58 años), admitió en una revista del corazón que su madre ya no lo reconoce. Una delicada y triste situación que la familia de la artista, según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, tiene asumido y lo entiende como algo irreversible y propio de su estado. Eso sí, eso no quita que el dolor siga siendo el mismo.
[La biografía de Carmen Sevilla, en 10 momentos: del secreto de su edad a sus peleas con Vicente Patuel]

Carmen Sevilla en una fotografía de archivo tomada en 1990.

Gtres

«Augustito era hijo único y adora y admira a su madre. Ella ha ejercido de padre y madre en una etapa clave. Todo lo mejor era para su hijo. Imagínate lo que debe ser tenerla sin que te recuerde. Tampoco lo deben haber pasado muy bien sus dos nietos, esa falta afectiva, pero te vas haciendo…», explica a este medio alguien muy próximo a la familia. Cabe recordar que Augusto Algueró convirtió en abuela a Carmen Sevilla fruto de su matrimonio con su exmujer, Marta Díaz. 
De su esposa, Algueró hijo se divorció hace alrededor de siete años -según se ha publicado, la disolución del matrimonio no se llevó a cabo en los mejores términos-, y hoy la vida del único hijo de la emblemática actriz y presentadora, y su futuro heredero, está envuelta en discreción y hermetismo. 
Ésa ha sido siempre la máxima de Augustito, como lo conoce su entorno: vivir a la sombra de su madre y lejos del brilli brilli de los focos y del papel couché. No es amigo precisamente de las cámaras y eso que su profesión está estrechamente ligada a lo artístico. Augusto es compositor y ha trabajado en La Sexta, amén de ser el responsable de bandas sonoras de películas de renombre. 
«Siempre se buscó sus castañas a nivel de trabajo y nunca quiso ninguna ayuda. Es un hombre que merece la pena conocer», añade la persona que atiende, diligente, la llamada de este periódico. Según se hace constar, Algueró está soltero y centrado, principalmente, en su faceta como padre: «No sabes la educación que les ha dado, es un padre estupendo». El hijo de la eterna Carmen Sevilla habló de sus hijos en Diez Minutos: «Están fenomenal y muy grandes. Ya son adolescentes. El mayor ya tiene 18 años». 

La presentadora Carmen Sevilla en una imagen de archivo.

Gtres

En lo que respecta a la salud de Carmen Sevilla, se insiste en que los afectos siguen intactos. «La mimamos y le damos cariño. Este sábado vamos a ir su hijo y yo. Pero no solo el sábado, todas las semanas vamos. Su día a día es tranquilo y relajado y te expresa con los ojos. Carmen tiene una fortaleza increíble y todo sigue igual, afortunadamente», aseguró un gran amigo de la artista, Moncho Ferrer, a EL ESPAÑOL en 2021. 
Este especial domingo, como cada 16 de octubre, de seguro que Moncho se desplazará a la residencia con su ramo de rosas rojas y el pastel de merengue preferido de la artista. Las rosas las colocarán en la habitación, para que ella las vea y se impregne de su aroma, cargado de reminiscencia. Las costumbres son muy importantes en el caso de Carmen Sevilla. 
Su hijo Augusto Algueró, como no podía ser de otro modo, también arropará a su madre en algún momento del día. Sabe que estará bien cuidada por su amigo Ferrer, con quien mantiene «un contacto bueno y semanal». Ambos son los únicos que visitan a la artista española, por expreso deseo de su propio vástago. En su estado, conviene llevar una rutina marcada y medida, tanto de tareas como de visitas. Por su único bien. Así se está respetando.
Moncho Ferrer hace lo que le dicta su corazón y sin pedir nada a cambio. Por eso no le gustan las polémicas y cuando este periódico le preguntó hace un año, en 2021, por aquel rumor que apuntó a que Carmen Sevilla no vivía en las condiciones tan óptimas como se asegura, Ferrer se puso serio: «Yo de eso no voy a hablar nada». 

Carmen Sevilla junto a su hijo Augusto en octubre de 2010.

Gtres

La misma controversia que suscitó el pasado 2020 su estado de salud. En las redes sociales se publicó la falsa muerte de Carmen, algo que preocupó a su entorno, y molestó y enfadó a su hijo, quien, según se deslizó a este periódico en su momento, llamó hasta en dos ocasiones a la residencia para cerciorarse del estado de salud de su madre. 
Todo está bien, todo está en orden. Como siempre, nada ha cambiado en la salud de Carmen Sevilla. Resulta inevitable en días tan señalados como su cumpleaños acordarse de aquellos festejos generosos y multitudinarios que celebraba en el restaurante Zalacaín, donde eran bienvenidos todos: desde familiares y amigos, hasta periodistas y reporteros. Siempre atenta y siempre servicial, nada faltaba de comida y bebida en esas fastuosas fiestas. Hoy todo tiene un carácter más íntimo y cerrado, pero igual de emotivo.