Cayetano Martínez de Irujo se queda solo en la misa de la duquesa: la ausencia de sus hermanos y de Alfonso

Internacional

El domingo 20 de noviembre se cumplían ocho años de la muerte de Cayetana de Alba y, como es habitual, se celebró una misa homenaje en Sevilla, organizada por Cayetano Martínez de Irujo (59 años). Un año más, las ausencias han sido las protagonistas. El conde de Salvatierra ha estado solo en representación de la familia, acompañado de su exmujer, su novia y de algunos amigos íntimos de la duquesa como Carmen Tello (67).
Resultó especialmente llamativo que no asistieran ninguno de sus hermanos, ni siquiera Eugenia (53), aunque compartió en sus redes sociales el anuncio de la misa y un recuerdo muy bonito hacia ella con una foto de su madre en blanco y negro y la frase: «Besos al cielo». Tampoco se dejó ver por la iglesia de Los Gitanos de la capital hispalense Alfonso Díez (72), el viudo de la duquesa, que no pudo desplazarse a causa del Covid. Curiosamente, es la segunda vez que falta y por el mismo motivo, pues en 2020 tampoco fue por estar aquejado de la misma enfermedad.
Así pues, Cayetano estuvo solo, pero muy arropado. Genoveva Casanova (45), su exmujer, siempre le ayuda a organizar este recuerdo tan especial y no faltó. Luis (21), uno de los hijos que tienen en común, tampoco perdió la ocasión de rezar por su abuela. Llegaron juntos y se encargaron de recibir a los asistentes, alrededor de 30 personas. También estaba presente Bárbara Mirján, siempre en un discreto segundo plano pero apoyando al conde de Salvatierra.
[Cayetano y Genoveva, separados en lo emocional, unidos en los negocios: así es su desconocido proyecto]

Cayetano y Genoveva, con su hijo Luis y Bárbara Mirján en las puertas de la iglesia.

Gtres.

Estas ausencias parecen la escenificación de desavenencias entre los hermanos, aunque en los últimos tiempos parecían haber solucionado sus diferencias. Cayetano, que atendió amablemente a los medios, justificó a algunos de ellos, pero no a todos. «Fernando lleva tres días con un resfriado y Alfonso Díez está convaleciente de Covid. Eugenia está en Las Vegas, aunque a mi sobrina Tana (23) también la avisé, pero no estaba en Sevilla. Esta vez esperaba que viniera Carlos, porque hace unos días estuvimos todos los hermanos juntos en la misa del 50 aniversario de mi padre», aseguró. Aunque no quiso dar más detalles sobre la familia, poco después Eugenia Martínez de Irujo compartía unas imágenes en sus redes sociales en las que anunciaba que había vuelto a casarse en Las Vegas con Narcís Rebollo. 
Siempre sincero, Cayetano ha dado su opinión a este desplante: «Pensaba que, al estar todos juntos recordándole, hoy también acudirían a recordar a mi madre, pero no ha sido así. Mis hermanos cada uno tiene su conciencia, yo me he esforzado mucho para que mi familia esté unida. Creo que en la vida hay que estar unidos, quererse y apoyarse mutuamente».
Genoveva, que no olvida a la que fuera su suegra, se mostró muy emocionada durante la misa homenaje, oficiada por el padre Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, que fue el mismo que la casó con Cayetano. También aprovechó para explicar la ausencia de Amina (21), su otra hija: «La pobre estaba agobiadísima, pero se tenía que quedar».