Concha Velasco, ocho meses en una residencia: el prestigioso médico que la trata y un susto de salud

Internacional

Ocho meses en total han pasado desde que se hiciera pública la decisión que tomó la celebérrima artista Concha Velasco (82 años): ingresar en una residencia de mayores. No quiso Velasco suponer ninguna carga para sus vástagos y entendió que estaría mejor atendida con manos profesionales. Desde entonces, la intérprete ha ido haciéndose y ubicándose a su cambio vital.
Una vez trasladada de centro -comenzó su nueva vida en una residencia en el centro de Madrid- la intérprete halló su lugar idóneo en Orpea Punta Galea, como informó en exclusiva EL ESPAÑOL. Allí, la gran dama de la escena está rodeada de amor y cuidados. Arropada por su familia y diversos amigos, personales y de profesión. Llena de sosiego y plenitud, y con mucha serenidad, así vive esta etapa Concha Velasco. 
No obstante, en las últimas horas ha trascendido una información que ha preocupado a su entorno más próximo: Velasco sufrió un susto de salud en su residencia, como informó 20Minutos. «Ahora se encuentra mucho mejor porque reaccionaron a tiempo y pudieron coordinar con sus médicos», aseguró el citado medio. EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con su hijo, Manuel Martínez Velasco (45), para conocer cómo es en realidad el estado de la intérprete. 
[Manuela, sobrina de Concha Velasco, desvela cómo está su tía tras su primer verano viviendo en una residencia]

La veterana actriz en un acto público en junio de 2018, en honor a Alfonso Santisteban.

Gtres

Siempre amable, Manuel opta por la discreción y la calma siempre que habla de su célebre madre: «Está bien, todo controlado y en las mejores manos». No quiso el director de cine ahondar más en el revés de salud o suerte de susto que sufrió Concha. Lo más importante es que pudo cogerse a tiempo y la artista española está bien y fuera de todo peligro. «Está feliz, más ahora que se ha puesto la cuarta vacuna y se siente más segura», añade otra fuente consultada. 
En esa línea, EL ESPAÑOL ha averiguado, en exclusiva, quién es el prestigioso médico que cuida, supervisa y atiende a una de las actrices más importantes de España en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, en Madrid. En este centro, de total confianza para Velasco desde hace años, hay un hombre en el que ella confía ciegamente, el doctor Calleja, como lo llama ella.

Concha Velasco sobre las tablas del escenario durante la función ‘El Funeral’, en octubre de 2018.

Gtres

Se trata del médico José Luis Calleja. Es Profesor titular de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid y Jefe adjunto del Servicio de Gastroenterología del Hospital Universitario Puerta de Hierro. Entre sus especialidades, está el aparato digestivo. Es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid y Profesor Asociado en la Facultad de Medicina. «Ella se siente súper segura y tranquila con él y su equipo», explica alguien cercano a la familia. 
En este tiempo de ingreso en la residencia, han sido varias las ocasiones en que Concha Velasco ha visitado el hospital de Puerta de Hierro para revisiones médicas, y se detalla que la comunicación entre la actriz y su médico es frecuente. «No sólo por él, Concha no está sola en ningún momento del día», se aclara. En Orpea Punta Galea, ella es feliz y está muy integrada con sus compañeros. 
Lo que más reconforta a la veterana artista son las llamadas y las visitas de amigos. Sigue de cerca la actualidad social más candente. «Pide a sus amigos Rosa y Manuel que le bajen de la nube a su iPad las películas que quiere volver a ver. Es su mayor capricho, le sigue encantando el cine», escribe el periodista Saúl Ortiz en el citado medio. 
«No te lo digo porque sea su amigo, Concha está muy confortable. Divinamente y, sobre todo, está cómo y dónde quiere estar», aseguró hace unas semanas a este medio una fuente consultada.
Su hijo, Manuel, tomó la decisión hace un tiempo de no hablar con los medios de la salud de su madre. Una postura o decisión que parece férrea y firme. «Es la única manera de procurarle el aislamiento y la tranquilidad que requiere Concha ahora. Sólo responderá a cuestiones puramente necesarias y que no atañen a su salud. Ya dio las explicaciones que consideró», se apostilló. 
A mediados del mes de febrero se conocía la información de que Concha, tras una serie de conversaciones con sus dos hijos, Manuel y Francisco M. Velasco, decidía, por su bien y el de sus vástagos, irse a vivir a una residencia donde pudiera estar atendida y cuidada las 24 horas del día.

La artista junto a uno de sus hijos, Manuel Martínez Velasco, en una imagen tomada en 2018.

Gtres

Si bien en un principio se optó por un centro ubicado cerca de la zona de Cuatro Caminos, en el corazón de la capital, dos meses después, se conocía que Concha cambiaba de residencia por una mucho más amplia, de mayor calidad y, en general, de mejores condiciones. 
Este periódico, lograba poner nombre a la residencia, Orpea Punta Galea, la misma en la que Ayuso ha visitado a Concha en su sorpresa más inesperada. Tal y como consta en su página web, Orpea Punta Galea «se encuentra en un entorno único para prestar los mejores servicios a nuestros residentes. Es un centro exclusivo situado en una zona tranquila y bien comunicada con la ciudad de Madrid». 
En esa línea, además, las prestaciones que ofrece son inmejorables, desde el personal especializado que atiende a Concha hasta sus enormes jardines y sus vistas a la sierra de Madrid. Según detallaron en su día a este periódico, ese motivo -la falta de espacio y amplitud-, fue el principal por el que Velasco decidiría trasladarse de centro. 
Según se puede comprobar en el site, las habitaciones son amplias y luminosas, con grandes ventanales que dan a amplios y verdosos jardines. «Nuestros residentes disponen de espacios individuales y comunes perfectamente equipados, excelentes servicios residenciales y un equipo de profesionales altamente cualificados, que harán que se encuentren como en su propia casa», confían desde Orpea.
Y se añade: «Además, el centro cuenta con todas las medidas necesarias para garantizar la tranquilidad y seguridad de los residentes y de sus familiares, trabajando a diario en la promoción de la autonomía personal y la atención a personas en situación de dependencia».