El inglés de Ana de Armas no es el de Marilyn Monroe: analizamos su acento y el detalle vocal que se le resiste

Internacional

El nombre de Ana de Armas (34 años) ya brilla en la gloriosa meca del cine. Hollywood se ha rendido ante la actriz hispano-cubana que da vida a la eternamente recordada Marilyn Monroe en la nueva película Blonde. El propio Brad Pitt (58), productor del filme, ha alabado el talento de la joven intérprete, al igual que ha hecho su compañero de reparto Adrien Brody (49): «Al terminar los rodajes me iba a casa con la sensación de haber estado con la mismísima Marilyn», dijo en el Festival de San Sebastián provocando la emoción de la aludida.
La interpretación de Ana de Armas está recibiendo espectaculares críticas de los expertos a lo largo y ancho del planeta, y algunos la señalan incluso como una de las posibles nominadas a los premios Oscar. La actriz ha desvelado que se centró en captar la esencia de Norma Jeane, nombre real de Marilyn, y la mujer que realmente está detrás de esa imagen sensual y divertida que quiso crear de sí misma y que la industria potenció al extremo. 
Su trabajo previo de preparación y de asimilación del personaje unido a la caracterización han logrado hacer de la cubana un reflejo casi idéntico de la emblemática actriz. Sin embargo, hay un punto diferencial entre ellas que es innegable: su origen y todo lo que ello conlleva, como el dominio del idioma. Ana ha tenido un coach vocal que la ha ayudado a imitar la voz y el acento de Marilyn, pero le ha resultado imposible clavarlo al cien por cien.
[Ana de Armas deslumbra en San Sebastián y se confiesa sobre su gran cambio de vida: «Es difícil de gestionar»]

La actriz cubana deslumbró en la última edición del Festival de Venecia.

Gtres

Para analizar las diferencias que existen entre el inglés de ambas mujeres, EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con una experta en la lengua, Dharma González, directora de la Academia Online de clases de inglés y preparación de exámenes internacionales. 
Tras analizar varios vídeos de entrevistas de Ana, la experta da a conocer sus primeras impresiones: «Ha tenido un gran avance en el proceso de aprendizaje del idioma. Desde sus comienzos hasta el momento, ha logrado corregir muchos deslices que se le han visto en pantalla a lo largo de los años. Cualquiera que no sepa inglés podría confundirla con una nativa, y los que sí tenemos un conocimiento más exhaustivo, si bien podemos captar algunos errores, pensaríamos que aprendió a hablar inglés desde muy pequeña». Es un dato a tener en cuenta pues la actriz no estudió profundamente la lengua de Shakespeare hasta que se asentó en Estados Unidos para cumplir su sueño siendo ya mayor de edad.
En la multitud de apariciones públicas que está teniendo la cubana estas semanas no para de repetir que «el inglés no es su primera lengua», por lo que ha realizado un arduo trabajo de vocalización y de colocación de la voz para meterse en el papel de Marilyn. «Los errores que tiende a cometer son sumamente inofensivos y la gran mayoría del tiempo pasan desapercibidos», apunta la experta consultada.
Una publicación compartida de Netflix España (@netflixes)
Pero ¿qué similitudes y diferencias tiene Ana con Marilyn a la hora de hablar? «Marilyn, si bien tenía un dialecto típico de Los Ángeles, lo que la distinguía del resto era el tono breathy de su acento. En español esto podemos interpretarlo como un tono de voz donde jugamos más con el movimiento de aire. Por eso es que Marilyn siempre parecía sin aliento, pero de una forma muy delicada y elegante», revela la profesora de inglés. 
En ese punto, la experta aprecia diferencias en la pronunciación y en el tono de la protagonista de Blonde: «Ana logra captar esa esencia tan particular, pero no logra mantenerla. Si bien su actuación fue espectacular, hay algunos errores que sobresalen. Como la pronunciación del sonido /r/, que debido a su propio acento cubano tiende a sobresalir, lo que contrasta un poco con el acento de Marilyn».
[‘Blonde’, inclemente y sádico tratado sobre el poder destructivo de la fama]
Ana de Armas no solo tuvo que aprender a manejarse con fluidez en el idioma con su propia esencia, sino que tras aceptar el papel de Marilyn tuvo que readaptar lo ya aprendido: «El acento de Ana tiende a ser más norteamericano que británico. Aunque tiene momentos que su acento se inclina a lo british. Sin embargo, en el tráiler de Blonde me parece que logra replicar con bastante exactitud el acento de Los Ángeles», cuenta Dharma González.

Ana de Armas en el papel de Marilyn Monroe en ‘Blonde’.

Gtres

La propia Ana ha reconocido que es en estos momentos actuales cuando ya realmente puede decir que se siente cómoda expresándose en inglés. «Ella aprendió el idioma por necesidad ya de adulta, con una meta fija en mente, lo que la llevo a sacarse el miedo a hablar. Por ende cuando debe interpretar un papel, o dirigirse al público en una entrevista, lo hace con seguridad y aparenta gran tranquilidad. Se la ve cómoda con el idioma y la interacción», aprecia la profesora de inglés consultada por este medio.
En esa misma línea, y teniendo en cuenta el camino ascendente que parece tomar la carrera de la cubana en el olimpo de Hollywood, poco a poco reforzará aún más su manejo, algo que no para de hacer. «En poco tiempo logró adquirir muchas herramientas fonéticas que la impulsaron a este resultado. Hoy en día se la ve comunicarse con total normalidad y tranquilidad en las entrevistas, e incluso se la ve utilizando términos coloquiales que la pueden hacer pasar por nativa», concluye la experta.