Gran fiesta en el palacio de Liria: de la soledad de Isabel Preysler a la reaparición de Carmen Martínez-Bordiú

Internacional

El jueves 22 de septiembre por la noche, un nutrido grupo de famosos relacionados con la aristocracia se dieron cita para celebrar el 82 cumpleaños de la princesa Ira de Fürstenberg. La gran fiesta tuvo lugar en el Palacio de Liria, propiedad de los Alba, y contó con buena parte de la familia entre sus invitados. Pero no fueron los únicos, también se pudo ver, aunque protegida por los cristales de su coche, a una de las mujeres más buscadas tras el anuncio de boda de Tamara Falcó (40 años).
Isabel Preysler (71) hacía su primera aparición tras conocerse que su hija se casará el año que viene con su novio, Íñigo Onieva (33). Muy guapa, vestida con lentejuelas negras y unos pendientes largos, la reina de corazones llegó al evento sin su pareja, el escritor Mario Vargas Llosa (86). Mostraba un semblante serio y apagado, lo que acentuaba aún más su estado de soledad en la llegada a la fiesta.
Isabel y la marquesa de Griñón están muy unidas, así que el próximo 17 de junio, fecha del enlace, será especial para ambas. La incógnita será quién la llevará al altar a Tamara, pues su padre falleció hace dos años. En la reaparición de su madre de camino al palacio de Liria, no se pudieron despejar las dudas, puesto que no hizo declaraciones a los medios; ni siquiera bajó la ventanilla del vehículo.
[Tamara Falcó e Íñigo Onieva se casan: «Me siento la mujer más afortunada del planeta»]

Isabel Presyler llegó sin Mario Vargas Llosa.

Gtres.

Los que llegaron andando y pudieron ser fotografiados fueron Sofía Palazuelo (30) y Fernando Fitz-James Stuart (31). La duquesa de Huéscar, embarazada de su segundo hijo, deslumbró con un vestido largo en color fucsia de cuello asimétrico y unos originales pendientes, que lucían gracias a su recogido con moño bajo. Su marido optó por un esmoquin.
La pareja, unas horas antes, había confirmado que espera una niña: «Estamos muy contentos». Ya han empezado a pensar algunos nombres, aunque no quisieron dar más detalles: «Tenemos ahí varios en mente, pero todavía tenemos que decidir».

Otros invitados a la velada.

Gtres.

La gran fiesta del Palacio de Liria, con Ira de Fürstenberg como anfitriona, tuvo también a Eugenia Martínez de Irujo (53) en su lista de vip. Esta vez no se pudo ver a Narcís Rebollo (52) con ella, sino que era su hermano Fernando (63) quien la acompañaba en el coche. Vestía un top blanco con volantes y el pelo ligeramente ondulado. Su hija, Tana Rivera (22), apareció conduciendo su propio vehículo con un look en color rosa pastel y no pudo evitar echarse a reír cuando vio a la nube de fotógrafos esperando a las puertas.
La sorpresa de la noche fue la aparición estelar de Alfonso Díez (71), con su elegante esmoquin, señal de que sigue muy vinculado a los Alba y a lo más selecto de la sociedad. El príncipe Hubertus de Hohenlohe (63)y esposa, Simona Gandolfi, y Jaime de Marichalar (59) acudieron también a Liria a felicitar a la protagonista de la noche. Y llamó la atención la presencia de Carmen Martínez-Bordiú (71), que reaparecía ante los medios tras un largo tiempo lejos del foco mediático. Pero no sólo había aristócratas, pues también se pudo ver a Alberto Cortina (75) con su esposa, Elena Cué (49).