Hablamos con la diseñadora del aplaudido vestido de Lidia Bedman para el Día de la Hispanidad

Internacional

Los estilismos de la festividad del 12 de octubre siguen dando que hablar. Más allá de las comentadas gafas de Yolanda Díaz (51 años), otra de las grandes protagonistas fue la esposa de Santiago Abascal (46), una de las más elegantes. Los secretos del aplaudido look de Lidia Bedman (37) en el Día de la Hispanidad pasan por ser algo muy pensado y estudiado y con aire de exclusividad. Todo ello ha contribuido a que haya sido un éxito.
La influencer hacía acto de presencia en el Palacio Real con un elegante vestido rosa empolvado, de corte midi, flores en relieve en uno de los hombros y manga larga que le sentaba como un guante. Para tal ocasión confiaba en moda española, como es habitual en ella, concretamente en el atelier de Silvia Fernández y sus impecables creaciones para novias e invitadas. «Me encanta apoyar lo nuestro», asegura.
Asistir a una recepción con los Reyes es algo muy especial y también coloca a los invitados en el centro de todas las miradas, exponiéndose a críticas y alabanzas. Precisamente por eso, Lidia quería estar perfecta y también elegir el diseño adecuado. EL ESPAÑOL ha hablado con la diseñadora del vestido, que ha revelado todos los detalles del proceso.
[De las gafas de Yolanda Díaz a las transparencias de Irene Montero: los ‘looks’ de las políticas en el 12 de Octubre]
Una publicación compartida de L I D I A B E D M A N (@lidiabedman)
«Ha sido todo un honor hacer el vestido de Lidia para esta ocasión. Es cierto que me fue relativamente fácil porque la hemos vestido en varias ocasiones, he pasado tiempo con ella, escuchándola y sabiendo cuáles son sus fortalezas y sus debilidades, a nivel de estilo», asegura.
La elección del corte y el color no fue accesorio, sino algo elegido a propósito y que muestra el trabajo que hay detrás. «Lo primero que hice cuando me pidió vestirla para la Hispanidad, fue buscar en google el salón donde iba a ser el besamanos para ponerla en contexto. Al ver que tenía muchísimo colorido en paredes y suelos, supe que teníamos que apostar un tono neutro, y una prenda monocolor», revela Silvia Fernández.
Al final, entre ella y Lidia acordaron un vestido «muy costura, primero porque es nuestro área de confort como marca, y porque sabía que con esa apuesta iba a estar perfecta». Es elegante y acorde con la cita y con la edad de quien lo luce.
Una publicación compartida de Silvia Fernández | Vestidos de novia e invitada (@silviafernandezatelier)
La esposa de Abascal fue a los talleres de la firma en Madrid para que le tomaran medidas y para las pertinentes pruebas. Confeccionarlo llevó su tiempo, como confirma la diseñadora a este medio: «El vestido tiene más de 60 horas de trabajo, no lleva ningún tipo de fornitura excepto cuatro botones joya. Está realizado en crepé y satén, jugando con ambos tejidos de una manera artesanal».
El resultado no pudo ser mejor y Lidia está encantada. Pero, además del increíble vestido, aderezado con salones y bolso de mano en el mismo tono, confió en otro detalle primordial. Se trata del perfume. «Ese día llevaba Désinvolte de Givenchy», confiesa la influencer.