Íñigo Onieva saca todas sus pertenencias de casa de Tamara Falcó y las traslada a la mansión de su madre

Internacional

Ya lo dijo Tamara Falcó (40 años) en su primer acto público tras romper su relación con Íñigo Onieva (33): «Veo imposible volver con él». Y en efecto, tal y como desvelaban esas palabras, la separación de la marquesa y el empresario es un hecho, y este martes, 4 de octubre, se ha escenificado con la mudanza más esperada.
El relaciones públicas de Lula Club ha trasladado ya todos los enseres que tenía en la casa que compartía con la diseñadora en la capital madrileña. Un gran camión blanco estacionaba frente a la puerta del que fue su hogar en común mientras dos trabajadores cargaban y descargaban decenas de cajas de cartón en el interior del vehículo. 
Entre los elementos más curiosos que han recogido los mozos de mudanzas, se han podido ver tres portatrajes, uno de ellos con el logotipo de la firma Hugo Boss, así como un casco de moto de color amarillo flúor, que es el que Íñigo le dejaba a su entonces novia para cuando empleaban el transporte de dos ruedas por la ciudad.

Cajas, el casco de la moto que usaba Tamara Falcó y trajes, son los enseres de Íñigo Onieva que se han recogido.

Gtres

[Tamara Falcó, muy dura con Íñigo Onieva desde México: «No siento odio hacia él, ni aberración, me da pena»]
Todo ocurría a media mañana de este martes en el madrileño barrio de Las Salesas. Tras el arduo trabajo de los operarios, ponían rumbo de manera rápida a la exclusiva mansión de la matriarca de los Onieva Molas. Allí llegó y estacionó lentamente el camión, cruzando el portón principal de la vivienda para poder recoger cómodamente en el interior todos los enseres.
En ese mismo lugar aguardaban varios reporteros y cámaras, que llevan más de diez días junto a la casa para recoger las impresiones de los familiares de Íñigo y, más aún, del propio protagonista. Sin embargo, el hombre que hasta hace poco era el prometido de la marquesa de Griñón no se ha dejado ver aún ante los medios y todo este tiempo ha guardado silencio desde un lugar indeterminado y alejado del foco mediático.

El camión de mudanzas llegando a la casa de Carolina Molas en La Moraleja.

Gtres

El paradero de Íñigo Onieva desde que Tamara Falcó rompió su relación con él debido al polémico vídeo que probaba su infidelidad se ha convertido en uno de los temas estrella de los últimos días. El empresario está completamente desaparecido desde el pasado 25 de septiembre, fecha en la que decidió emitir un comunicado a través de sus redes sociales admitiendo la deslealtad, disculpándose con la marquesa y reiterando su amor por ella.
[El vídeo de Íñigo Onieva besando a otra mujer que no es Tamara Falcó y que pone en jaque su boda]
En todo este tiempo se han oído todo tipo de versiones sobre el lugar en el que se estaría refugiando el ya exnovio de la diseñadora. Algunos han contado que seguiría en el piso que compartió con la socialité en el centro de la capital -pero todo apunta a que lo habría abandonado la noche del viernes, cuando la hija de Isabel Preysler (71) rompió con él-. Otros se aseguran que estaría escondido en la casa de su madre, Carolina Molas, en La Moraleja; una tercera teoría, señala que habría volado a México, donde vive su padre, para huir de la presión mediática.
Sin embargo, este martes, 4 de octubre, el programa Ya es mediodía, ha indica que Íñigo no habría salido de Madrid, y sería la casa de un íntimo amigo en la exclusiva urbanización de La Finca, en Pozuelo de Alarcón, donde se habría instalado tras su sonada ruptura.

Íñigo Onieva estaría refugiado en casa de un amigo íntimo en Pozuelo de Alarcón.

Instagram

Además, según se ha desvelado en El programa de Ana Rosa, de boca de la periodista Marisa Martín-Blázquez (58), el silencio de Onieva respondería a una estrategia, pues está ultimando los detalles de su reaparición. Para ello se está asesorando con su equipo de abogados y con expertos en comunicación, para no dar un paso en falso y limpiar la imagen que se está dando de él por su deslealtad a Tamara.
En palabras de la colaboradora, la reaparición de Íñigo está más cerca que nunca y los asesores le están recomendando que sea sincero y pida perdón públicamente, no solo a su exnovia, sino también a su familia, que lo están pasando verdaderamente mal con la presión mediática que han sufrido en los últimos días y por quienes Íñigo está casi más preocupado que por sí mismo. Por otro lado, sus abogados también se estarían planteando tomar medidas legales por lo que se ha dicho del joven en los últimos días y que atentarían contra su derecho al honor y a la intimidad.