Karim Benzema, más allá del Balón de Oro: escándalos sexuales, dos hijos de dos mujeres y un nuevo amor

Internacional

Si hay un nombre que brilla con fuerza estos días en la prensa patria e internacional es el del delantero del Real Madrid, Karim Benzema (34 años). Este pasado lunes, 17 de octubre, se cumplieron todos los pronósticos y fue coronado como el rey del fútbol en el Théatre du Châtelet de París al lograr su primer Balón de Oro. 
Desde el aterrizaje del deportista galo de ascendencia argelina al equipo merengue se han escrito ríos de tinta sobre su vida personal, a pesar de que él se ha dedicado todos y cada uno de los días de su existencia a intentar pasar desapercibido con el dogma de la máxima discreción.
Fue en julio de 2009 cuando pisó por primera vez el césped del templo madridista como fichaje estrella y, por aquel entonces, lo hizo de la mano de una jovencísima enfermera francesa llamada Chloé de Launay (32), con la que tuvo su primera hija, Mélia Benzema (8), en febrero de 2014.
[El romance sorpresa de Karim Benzema: así es Jordan, la modelo brasileña que lo ha conquistado]
Una publicación compartida de Karim Benzema (@karimbenzema)
Tras una década de amores intermitentes, un matrimonio con la modelo francesa Cora Gauthier (33) y la llegada de otro retoño, Ibrahim Benzema (4), nacido de este romance a mediados de 2017, Karim Benzema y Chloé de Launay, se dieron, hace aproximadamente un año y medio, una nueva oportunidad.
Parecía la definitiva, pero finalmente no resultó ser así. La sanitaria y su hija disfrutaron, de hecho, de la victoria del Real Madrid el pasado 9 de marzo frente al Paris Saint-Germain, gracias al savoir-faire de Benzema y su hat-trick. De ahí que muchos pensaran que lo suyo iba viento en popa.

Jordan Ozuna y Karim Benzema en el avión de vuelta a Madrid desde París.

Redes sociales

Este verano, en cambio, se confirmó que Benzema salía con otra mujer. Se trata de la modelo brasileña Jordan Ozuna (32). Unas fotografías de ambos juntos en un yate fueron la clave para confirmar su relación. La nueva pareja de Karim nació en el estado de Maryland, en Estados Unidos, tiene unas medidas de infarto y mide 1,65 metros de altura.
Antes de trabajar como maniquí, Ozuna fue camarera en Las Vegas y, en la actualidad, forma parte de varias agencias de Nueva York, Miami, Los Ángeles y Atlanta que gestionan sus trabajos en publicidad y editoriales de moda.
Jordan estuvo junto a su razón de amor en el momento más importante de su carrera, en el instante en que recogió su Balón de Oro. Para la ocasión, ella eligió un diseño espectacular de alta costura de pedrería en burdeos del diseñador Zuhair Murad, el mismo que vistió a Pilar Rubio (44) en su boda con Sergio Ramos (36).
Una publicación compartida de Jordan (@jiordyn)
Pero la vida íntima del francés no ha sido siempre tan sólida como pudiera parecer ahora. En el tiempo que lleva en España, y ya ha superado la barrera de la década, sus conquistas han sido infinitas. Entre las mujeres conocidas que se hicieron un hueco en su corazón -al menos de manera temporal- se encuentran la cantante Rihanna (34), la reportera de Telecinco Marta Riesco (35) o la extronista de Mujeres, hombres y viceversa Samira Jalil (31).
Pero más allá de todas las mujeres a las que amó, de los dos hijos que tiene, su gran orgullo, Karim Benzema ha tenido que lidiar con varios escándalos sexuales que marcarían para siempre el devenir de su trayectoria. Uno de ellos, incluso, le costó la suspensión durante cinco años como jugador de la Selección Francesa de Fútbol.
En 2010, él y su compañero de campo Franck Ribéry (38) fueron acusados de presunta prostitución de menores por haber recurrido a los servicios sexuales de una joven conocida como Zahia Dehar cuando esta todavía no había cumplido 18 años. El Tribunal Correccional de París los absolvió al alegar que los deportistas no conocían la edad de la joven. 
Tras el oscuro episodio con la menor, Benzema se volvió obsesivo en lo referente a su vida privada. Es de los pocos jugadores del vestuario blanco que no sale de fiesta por ningún local de la capital. Las organiza en su chalé de La Moraleja, donde se siente a salvo paparazzi y miradas indiscretas. Pero no quedarían ahí sus turbios asuntos vinculados a polémicas sexuales que ven la luz.
Una publicación compartida de Karim Benzema (@karimbenzema)
El pasado mes de noviembre, Benzema fue condenado a un año de prisión con suspensión de pena y a una multa de 75.000 euros por el chantaje por un vídeo sexual a su excompañero de selección Mathieu Valbuena. Un controvertido asunto que lo tuvo en el foco mediático a lo largo de los últimos seis años.
La historia se remonta al año 2015, cuando Karim alertó a Valbuena de las consecuencias de no atender a los chantajes de unos individuos que amenazaban al exjugador del Olympique de Marsella con una cinta de carácter sexual, lo que le hizo sospechar que el madridista estaba implicado en la trama.
Según leyó el presidente del tribunal, Benzema «se implicó personalmente con insistencia para intentar convencer a Mathieu Valbuena de que se reuniera con su hombre de confianza» en el que se confirma su culpabilidad por el cargo de «complicidad en tentativa de chantaje». El 9 del Madrid no demostró, según los jueces, «bondad alguna ante Valbuena, más bien al contrario» y actuó «con una cierta excitación, incluso un cierto júbilo». La defensa de Benzema apeló el fallo.