La discreta vida de Claudia Rodríguez, viuda de Manolo Santana: el papel de su hijo y su estado anímico

Internacional

«Claudia Rodríguez lo lleva como puede, hay días más fáciles que otros. Manolo sigue muy presente. A veces, el recuerdo se le hace duro», explica a EL ESPAÑOL una fuente de total solvencia que conoce bien a la viuda de Manolo Santana. 11 meses se han cumplido desde el fallecimiento de la leyenda del tenis y la que fue su mujer aún continúa «tocada» y batallando con el duelo. 
Claudia siempre fue una mujer discreta y con un núcleo de amistades muy cerrado y selecto. Así continúa siendo a día a hoy; muy pocas personas conocen cómo se siente en realidad Claudia Rodríguez. A ella le cuesta abrirse y sólo se confiesa con pocas y buenas y discretas amigas. «Con ella han sido muy injustos. Se le fue el hombre de su vida y hay amistades que han decidido mirar para otro lado», añade el informante con el que este medio contacta. 
La colombiana tiene una rutina muy marcada y se encuentra, siempre según la versión que se confía a este periódico, muy implicada en el club de tenis que le legó su malogrado marido, Manolo Santana Racquets Club. Claudia está haciendo todo lo que puede para mantenerlo en pie, aunque no sin polémica. En diciembre de 2021, EL ESPAÑOL ya pudo conocer, a través de varios clientes del club, «la dejadez de las instalaciones» y «el abandono del lugar». 
[Claudia Rodríguez, muy conmovida en el homenaje a Manolo Santana en el Mutua Madrid Open]

Manolo Santana y su mujer, hoy viuda, Claudia Rodríguez, en un evento público.

Gtres

Claudia Rodríguez tiene en su único hijo, Christian Tuaty, a su gran apoyo emocional y, sobre todo, un gran aliado en los negocios. De hecho, a día de hoy Tuaty aparece como «apoderado» del negocio, cargo que ostentó Manolo Santana en vida.
«Se puede decir que el negocio lo llevan, mano a mano, madre e hijo. Él no ha soltado la mano de su madre nunca, ni en los peores momentos. También lo pasó mal con la muerte de Manolo, fue como un segundo padre», apuntan. Este periódico se ha querido interesar por las posibles ganas de Claudia Rodríguez de volver a enamorarse, pero se descarta de pleno: «Ella no tiene ahora la cabeza para eso, aunque te diré, y aquí me quedo, que pretendientes no le faltan en el club». 

El tenista Manolo Santana junto a su esposa en una de sus últimas imágenes públicas antes de fallecer.

Gtres

Se apostilla: «Ella ha comentado en su entorno que hoy por hoy solo tiene corazón para pensar en Manolo». En lo que respecta al club, está gestionado actualmente por la sociedad Racquets Club Marbella SL, una empresa dedicada a actividades y organizaciones deportivas tanto en España como en el extranjero. Esta sociedad fue constituida en 2010 y, con un año más solo de antigüedad, Claudia Inés Rodríguez Valencia, la que es hoy su viuda, ya figuraba como administradora única.
La sociedad se constituyó con un capital de 18.000 euros y no presenta cuentas desde el ejercicio 2012. En este tiempo sin Manolo, una de las grandes motivaciones de Claudia Rodríguez son los homenajes que se le realizan al legendario tenista, como el que tuvo lugar el 4 de mayo de 2022 en el Mutua Madrid Open. 
Tras la victoria de Rafa Nadal (35) sobre el serbio Miomir Kecmanovic (22), la pista Manolo Santana se convirtió en el escenario de un breve acto en honor a la leyenda del tenis. El de Manacor junto al alcalde José Luis Martínez-Almeida (47) rindieron homenaje al fallecido deportista con la entrega de un reconocimiento aprobado por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid el 26 de abril del presente año. 
Este reconocimiento llegó solo dos meses después de que la Real Federación Española de Tenis organizara un homenaje a Manolo Santana en el Club Puente Romano de Marbella, en el que también estuvo presente Claudia Rodríguez. Además, en abril de 2022, se desveló que Manolo Santana iba a ser nombrado Hijo Predilecto de la ciudad de Madrid. Esta no ha sido su única consideración en la capital de España, ya que en 2008 fue nombrado Caballero de la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo.
Fue el 11 de diciembre de 2021 cuando falleció Manolo Santana a los 83 años de edad. Tres días después, en Madrid, se llevó a cabo su último adiós en la más estricta intimidad. El tenista fue incinerado en un tanatorio de la capital y poco después sus cenizas pusieron rumbo a su adorada Marbella, ya que su último deseo fue reposar en la localidad en la que vivió buena parte de su vida y donde pasó sus años más felices.
A aquella ceremonia sólo asistieron Claudia Rodríguez y dos de los hijos del tenista, Bárbara Santana Oltra y Borja Santana Dopaso. No estuvieron presente sus otros tres vástagos, Manolo -por motivos de salud-, Beatriz -fruto de la relación del deportista con Fernanda Dopes- y Alba (38) -la única hija en común con Mila Ximénez-.