La vida de desgracias de Begoña García-Vaquero y Pedro Trapote, una de las parejas más sólidas de la ‘jet’

Internacional

Dice el refrán que las desgracias nunca vienen solas. Y eso es justo lo que han debido de pensar Pedro Trapote (81 años) y su esposa, Begoña García-Vaquero (58), a tenor de los últimos golpes que la vida les ha obligado a encajar. La noticia saltaba este pasado martes, día 4 de octubre. La hermana Mar García-Vaquero (61), esposa del expresidente Felipe González (80), sufría un ictus que provocaba que tuviera que ser ingresada de urgencia en el Hospital de La Princesa, en el exclusivo barrio de Salamanca de Madrid. 
Fue el jueves, cinco días antes, cuando se produjo el suceso aunque la información trascendiera casi una semana más tarde. Según las primeras palabras del esposo y empresario «fue un susto muy grande. Yo creía que era simplemente un corte de digestión o alguna cosa así. La tensión arterial le subió a treinta y tantos… una barbaridad».
En estos momentos Begoña ya habla y camina, y el primer objetivo de sus médicos ahora mismo es que no le quede ninguna secuela. «Ella ya habla bien. Ahora supongo que, con el tiempo, tendrá que adaptarse a cosas, pero yo soy francamente optimista. Ha sido un susto muy grande, pero también confío mucho en su juventud, en sus fuerzas… Es una mujer sana, nunca ha tenido nada», expresó Trapote para ¡HOLA!
[Begoña García-Vaquero, esposa de Pedro Trapote, ingresada tras sufrir un ictus: su estado de salud]

Pedro Trapote y Begoña García Vaquero

Gtres

Hoy es Pedro quien está a los pies de la cama de Begoña, apoyándola, cuidándola, pendiente de que nada le falte ante este inesperado bache de salud. Hace apenas un año y medio fue ella quien tuvo que sacar todas las fuerzas que tenía en su ser para arropar a su marido en el que fue, sin lugar a dudas, el golpe más duro de su existencia.
El 28 de abril de 2021, Pedro Trapote Mateo, hijo del empresario Pedro Trapote fue hallado muerto a la edad de 54 años en la finca Las Majadillas, en la localidad sevillana de El Castillo de las Guardas. Horas antes del trágico suceso, el ganadero había acudido a un hospital de la capital hispalense para realizarse unas pruebas médicas. Allí le diagnosticaron bronquitis. Al regresar a casa y tras marcharse a la cama a descansar, nunca más despertó.

Pedro Trapote y Begoña García-Vaquero junto a los mellizos Jacobo y Pedro en el funeral de Pedro Trapote Mateo.

Gtres

Una trágica pérdida que dejó roto de dolor a su padre, que prefirió llevar a cabo un entierro en la más estricta intimidad de la familia. No sólo tuvo Trapote el apoyo de Begoña en aquel momento, sino también de sus dos nietos, los mellizos Jacobo y Pedro, hijos del ganadero por su relación con Diana Dominguín. Ambos habían felicitado públicamente a su padre por su cumpleaños tres semanas antes, el 7 de abril. Nunca se hubieran imaginado la noticia que recibieron aquella negra mañana de primavera.
Pedro Trapote, el que fuera rey de la noche madrileña por ser dueño de discotecas como Pachá -hoy Teatro Barceló- y Joy Eslava -de ambas ya se ha deshecho- siempre tuvo una agitada vida sentimental. Cuatro esposas marcan sus 81 años de vida. Fue con la primera con la que tuvo a Pedro Luis, su hijo fallecido, y a Sergio, de profesión odontólogo.

Pedro Trapote junto a su hijo pequeño, Gonzalo, fruto de su matrimonio con Begoña García-Vaquero.

Gtres

Después llegó Christian, que durante el primer confinamiento de la pandemia de coronavirus estaba pendiente de los suyos desde Estados Unidos, donde vivía. Y más tarde nacieron Pablo y Gonzalo. Éste último, el único vástago que tiene en común con Begoña García-Vaquero, trabaja como en el departamento de Finance & Business Development Analyst en SACYR USA, según sus últimos datos de LinkedIn.
[Pedro Trapote, cuñado de Felipe González: de ‘monarca’ de la noche a ‘rey’ del chocolate con churros]
Con Begoña García-Vaquero, hermana de Mar, la actual esposa de Felipe González tras su divorcio de Carmen Romero, Pedro Trapote contrajo matrimonio en el año 2004. El gran deseo del empresario era tener una hija, pero no pudo ser: cinco hombres nacieron de sus grandes amores. Tristemente hoy uno de ellos, fallecido.