Laura Ponte entra en quirófano para someterse a su esperado trasplante ocular: «Estoy tranquila»

Internacional

Sobre las nueve de la mañana de este viernes, 7 de octubre, Laura Ponte (48 años) ya se encontraba en las instalaciones del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, para someterse a su esperado trasplante ocular. Así lo ha podido saber EL ESPAÑOL, que ha contactado con la modelo mientras aguardaba en el centro de salud dispuesta a poner fin a sus atípicos últimos meses. La gallega se perforó la córnea a principios de verano, y desde entonces perdió la visión de su ojo izquierdo.
Todo ocurrió el pasado mes de junio, momento en el que fue operada de manera urgente con la intención de que sus médicos pudieran salvar el daño provocado en esa delicada capa externa del ojo. Después de su cirugía, los facultativos le recomendaron reposo y vida tranquila, y eso es lo que ha hecho, además de añadirle una envidiable actitud positiva a su situación. «No es ninguna broma no ver de un ojo, pero bueno, dentro de lo que cabe… hay cosas mucho peores, de verdad. Y lo único que tengo que hacer es llevar una vida muy tranquila, que me viene muy bien», expresó a este periódico entonces.
Ponte estaba a la espera de que le hicieran un trasplante ocular, para sustituir del todo el tejido dañado. Según explica ella misma a este medio, los doctores fecharon esta importante intervención para dentro de «cuatro o seis meses» desde que le ocurrió el accidente, y al fin ese día ha llegado.
[Laura Ponte publica la primera foto del ojo del que ha perdido la visión tras perforarse la córnea]

Laura Ponte en la Fashion Week madrileña el pasado 16 de septiembre.

Instagram

Este pasado jueves ya hacía saber a sus seguidores que la esperada operación estaba a solo 24 horas de cumplirse. La modelo compartió una fotografía del primer plano de su ojo «blanquito y cosidito», como ella misma lo describió en una anterior conversación con este diario. Junto a esta imagen solo redactó una palabra: «Mañana», en referencia a este viernes, 7 de octubre.
Al conocer la inminencia de este importante paso para Laura Ponte, este medio quiso conocer cómo se encontraba ante su próxima cita quirúrgica, y la maniquí volvió a sorprender con su optimismo y su calma: «Estoy en las mejores manos, y supertranquila», respondió.
Horas después, esta misma mañana de viernes, cuando las agujas del reloj ni siquiera alcanzaban el número nueve, la que fuera nuera de la infanta Pilar de Borbón hacía saber que su entrada en quirófano estaba a punto de producirse: «Ya estoy en La Paz», confesaba a este digital.
[El verano de Laura Ponte a la espera de su trasplante: «Me han pedido vida tranquila y no hacer esfuerzos»]
Pero si por algo ha destacado Ponte todos estos meses atrás enfrentándose a esta situación adversa, es la positiva postura que ha tomado a lo largo de todo el duro proceso. Laura ha intentado ponerle sentido del humor a su percance, e incluso ha sido testigo de cómo sus hijos le han restado importancia: «No me importa nada. Mis hijos dicen que parezco un cyborg y que estoy muy guapa. A mí me da igual, de verdad», apuntaba este verano a este medio.
Cada dos semanas la modelo ha tenido que ir a revisión tras pasar por quirófano la primera vez: «Primero hubo una operación para salvar el agujero que se me hizo en la córnea, luego el trasplante, que es lo que estoy esperando. Y si todo va bien, que ojalá, recuperaré la visión», expresaba en julio. Ahora, que la intervención del trasplante se está llevando a cabo este viernes, los vaticinios son aún más positivos, por lo que pronto podrá volver a la normalidad.