Primeras imágenes de María León tras quedar en libertad provisional por agredir a una Policía Local

Internacional

El Juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla, en funciones de guardia, ha acordado este mediodía del 1 de octubre poner en libertad provisional a María León (38), que había sido detenida en la madrugada del sábado por protagonizar un altercado con la Policía Local de la capital hispalense. La actriz abandona las dependencias visiblemente afectada, vestida de negro y oculta tras unas gafas de sol. 
Estaba acompañada por varias personas, probablemente una de ellas era su abogado y varios amigos, que trataban de protegerla de la nube de fotógrafos que la esperaban para conocer sus primeras impresiones. Sin hacer declaraciones, la hermana de Paco León (47) ha abandonado el lugar, pero el proceso sigue. Aunque ha quedado libre se mantiene como investigada por un presunto delito de atentado a la autoridad. Llevaba en la mano la orden del juez y hubo momentos de nerviosismo, pues uno de sus ‘escoltas’ se enfrentó con los medios, agobiado por su presencia.
La actriz sevillana ha pasado toda la noche custodiada por las autoridades y luego se la ha trasladado a ese juzgado número 18, que estaba de guardia, para celebrar un juicio rápido. María se ha negado a declarar ante el juez haciendo valor su derecho constitucional y finalmente ha sido puesta en libertad. Ahora el juzgado practicará las diligencias pertinentes en los próximos días para calificar los hechos de los que se le acusa y determinar sus posibles responsabilidades penales. Habrá que esperar el juicio, pero el asunto es grave.

La actriz se tapa la cara ante la presencia de los reporteros en el juzgado.

Efe

Según han informado fuentes policiales, María León era detenida en la madrugada del 1 de octubre tras agredir a una agente de la Policía Local, a la que propinó un puñetazo en la cara y una patada. A consecuencia de esto, la mujer tuvo que ser atendida por los servicios médicos. El altercado se había producido cuando la joven sevillana y su grupo de amigos habían increpado a los agentes mientras estaban practicando la prueba de alcoholemia a un ciclista que conducía en evidente estado de embriaguez. Eran las cinco de la mañana y el grupo venía de una fiesta con la que celebraban el final de un rodaje. Se desconoce qué es lo que vieron que no les gustó, pero no dudaron en grabar la escena con sus móviles.
Tras pedir a la actriz que se identificara y, al no llevar ella su DNI, los agentes procedieron a trasladarla a comisaría, momento en que se produjo la presunta agresión cuando María intentó escapar del coche patrulla. Una vez reducida y conducida a dependencias policiales, la detenida sufría un ataque de ansiedad.
Este periódico se ha puesto en contacto tanto con el representante de María como con su hermano, Paco León, para conocer su versión de los hechos, pero ninguno de ellos atiende el teléfono, ni quiere comentar nada al respecto.