Samuel Eto’o, citado a declarar por el impago de pensión a su hija: habrá cara a cara en los juzgados

Internacional

Samuel Eto’o (41 años) ha sido citado a declarar por el impago de la pensión de alimentos a su presunta hija Erika. La batalla legal que enfrenta al camerunés con esta joven profesora de 22 años da un paso definitivo y ambos se verán finalmente las caras en los juzgados. Esto se debe a que, tal y como ha podido conocer EL ESPAÑOL, ha sido admitida a trámite la querella que ella interpuso hace un par de meses en Madrid.
El futbolista, a quien reclaman nada menos que 72.000 euros, podría ir a la cárcel si fuera condenado, pues ya dispone de antecedentes penales por un delito fiscal. La fecha fijada para que aporte su versión de los hechos ante el juez es el próximo 3 de noviembre a las diez de la mañana y se reclama su presencia en calidad de investigado. 
No podrá evitar encontrarse con la querellante, que también ha sido citada en el mismo juzgado media hora antes para declarar. Este es un paso muy importante en un proceso que dura ya varios años y durante el cual Samuel no ha colaborado en nada. 
[Erika, la presunta hija de Samuel Eto’o, presenta una querella contra el futbolista, quien se enfrenta a prisión]

Erika y su madre, Adileusa Do Rosario.

La querella por impago de pensión presentada por la joven el pasado mes de julio se encuentra en proceso de diligencias previas. Ahora el juez encargado del caso tendrá que escuchar los respectivos testimonios, examinar las pruebas y alegaciones que presenten los letrados de ambas partes para luego determinar si existe delito, la calificación del mismo y el responsable.
Parece que al fin Erika va a poder ver la cara de su presunto progenitor frente a frente. El proceso de filiación sigue abierto y no se ha resuelto de una manera definitiva, algo que podría cambiar con este proceso legal. En 2018, tras presentar la profesora una demanda de paternidad, Eto’o, que no se presentó en el juicio y se negó reiteradamente a someterse a las pruebas de ADN, fue condenado cautelarmente a pasarle a la joven una pensión de 1.400 euros mensuales con carácter retroactivo. 
Desde ese momento, nunca atendió a sus obligaciones y la cifra se ha ido acumulando hasta los 72.000 euros. El abogado Fernando Osuna lo explicaba así a este medio el pasado julio. «Eto’o ha tenido y sigue teniendo una actitud de desprecio hacia su hija. El demandado ha hecho oídos sordos a las obligaciones paterno-filiales que el juzgado le impuso. Es una persona de notoria relevancia pública. Cuenta con propiedades en diferentes países, además de ser propietario de coches de lujo y otras posesiones de gran valor adquisitivo que no hacen más que poner de manifiesto que cuenta con la capacidad económica suficiente», asegura.

La demandante y su abogado, Fernando Osuna, en una imagen de archivo.

Gtres.

Erika es hija de Adileusa Do Rosario, que afirma haber mantenido una relación con Eto’o en 1998 cuando él jugaba en el Real Madrid, fruto de la cual habría nacido la demandante. Tras años de enfrentamiento, ambas confían en que los tribunales les den la razón y solucionen la difícil situación económica en la que se halla la profesora.
Tal y como ha expresado su abogado con anterioridad, la falta de pago de la pensión de alimentos hace que su cliente «quede desamparada, en una situación económica extrema puesto que no cuenta con la capacidad económica suficiente para subsistir y que se ha visto incluso más menoscabada por no estar recibiendo la pensión por alimentos que le corresponde».