La cantante Shakira (45 años) ha arremetido contra Hacienda por estar «utilizándola» con fines ejemplarizantes, hasta el punto de «vulnerar» su derecho a la intimidad mientras la investigaba por presunto fraude fiscal, y mantiene que desde 2011 ha pagado más de 104 millones de euros en impuestos en todo el mundo.
Así consta en el escrito de defensa que los abogados de la cantante colombiana han presentado ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Esplugues de Llobregat (Barcelona), que la ha enviado a juicio por seis delitos contra la Hacienda Pública acusada de defraudar 14,5 millones de euros entre 2012 y 2014, simulando que no residía en España.
En el escrito, al que ha tenido acceso Efe, los abogados de Isabel Mebarak, nombre original de Shakira, defendida ahora por el bufete Molins de Barcelona, reprochan a Hacienda haber montado una «campaña mediática» con el único objetivo de «forzar» a la cantante para que, «a pesar de su inocencia, se declare culpable y llegue a una conformidad con las acusaciones».
[El juzgado acuerda la apertura del juicio oral contra Shakira por sus problemas con Hacienda]

La cantante Shakira en una imagen reciente junto a sus hijos, Milan y Sasha.

Gtres

Las últimas informaciones sobre el proceso judicial que libra la cantante datan del pasado mes de septiembre, cuando se acordó la apertura del juicio oral contra ella ante la Audiencia Provincial de Barcelona. Se trata del primer paso para el proceso que se seguirá contra la cantante. 
Cabe recordar que el pasado mes de julio Shakira rechazaba un acuerdo con la Fiscalía, por considerar que se estaba actuando de manera «intransigente» y recurriendo a «medios indebidos para presionar» y decidía ir a juicio. «La cantante confía plenamente en su inocencia y no acepta una conformidad», expresaba en un comunicado su equipo legal.

Shakira en un acto público en Barcelona en 2017.

Gtres

Desde que empezó su batalla con Hacienda, la intérprete de Monotonía siempre ha mantenido el mismo discurso y, de hecho, ya abonó 17,2 millones de euros que le reclamaron para regular su situación. Parece no tener miedo a sentarse en el banquillo, pese a que los delitos que se le imputan tendrían una pena de cárcel de ocho años.
En una entrevista que concedió en el mes de septiembre a una conocida revista de moda, y que supuso su primera aparición en los medios tras su ruptura con Gerard Piqué, Shakira también hablaba de este tema, dejando las cosas muy claras. «Para mí, ir a juicio es una cuestión de principios», decía sin titubear. Ella insiste en que no hay pruebas que avalen los hechos que le imputan y se compara con otras estrellas que también han vivido su infierno particular con el fisco español.
«Incluso sin pruebas que respalden estas afirmaciones ficticias han recurrido a una campaña de prensa lasciva para tratar de influir en la gente y ejercer presión en los medios junto con la amenaza de daños a la reputación para forzar acuerdos de conciliación», continuó.
«Es bien sabido que las autoridades fiscales españolas hacen esto a menudo no solo con personas conocidas como yo (o Cristiano Ronaldo, Neymar, Xabi Alonso y muchos más), sino que también sucede injustamente con otros contribuyentes anónimos. Pero confío en que tengo suficientes pruebas para respaldar mi caso y que la justicia prevalecerá a mi favor», concluyó.

Shakira carga contra Hacienda y confía en que se demuestre su inocencia

JALEOS