Un participante de Los 8 escalones del millón conmovió a Guido Kaczka con su historia familiar: «No sé cómo sigo en pie»

Argentina

Y recibí las últimas noticias del espectáculo en tu mail.
Más sobre este tema

Un vendedor ambulante ganó los dos millones de pesos en Los 8 Escalones y estalló de emoción

“Lo confirmás en este, que sos grandote, fuerte…”, le dijo Guido, mientras la asistente le acercaba un vaso de agua al joven. “A Ariel le gusta leer sobre biografías, historia de guerra, le gusta practicar lucha libre también”, agregó el conductor mientras la cámara enfocaba al participante.
“Ay, Ariel. En el escalón 8 te estaba diciendo que eras fuerte, grandote, en el 4…”, dijo Guido mientras se acercaba a reconfortar al participante. “Y, estoy tratando. No sé cómo sigo en pie, como dicen todos, pero trato de seguir”, dijo Ariel, secándose las lágrimas de los ojos.
“¿El año pasado fue malo?”, quiso saber el conductor. “Sí, en general. En casa nos contagiamos todos de Covid, y el 26 de mayo falleció mi abuela, y ocho días después falleció mi mamá. Y nos liquidó a todos (se quiebra). No me recuperé de uno, que me cayó el otro”, dijo Ariel con lágrimas en los ojos.
GUIDO KACZKA SE CONMOVIÓ AL ESCUCHAR LA DURA HISTORIA FAMILIAR DE UN PARTICIPANTE DE LOS 8 ESCALONES DEL MILLÓN
Más sobre este tema

Un taxista ganó Los 8 escalones del millón sin resolver una gran duda: «No sabe quién lo anotó»

“Ariel Cisneros, 27 años, contaba que la rebusca haciendo changas, vive en Laferrere con su papá Carlos y su hermano Franco, con los que quiere viajar. ¿Se llevan bien los tres?”, le consultó. “Y sí, nos llevamos bien, por suerte. Después de todo lo malo que fue el año pasado…”, respondió él.
Ariel llegó al escalón cuatro y Guido consideró que era un buen momento para que los participantes se distiendan, por lo que optó por preguntarle sobre su vida, ya que el joven había contado que estaba desocupado.
Los 8 escalones del millón tuvo este lunes entre sus participantes a Ariel, un joven de 27 años que conmovió a Guido Kaczka con su tremenda historia familiar, al punto de que acercó a él con el objeto de hacerlo sentir mejor ante el grado de emoción que mostraba.
Ariel, un joven de 27 años contó los duros momentos que atravesó e hizo llorar a todos.